Search for content, post, videos

Adiós estrés e insomnio con la Terapia de Barras



¿Exceso de pendientes? ¿Exámenes finales? ¿Proyectos interminables? Been there, done that! Todos lo hemos padecido en algún momento… La sensación de la ardilla que nunca para, nunca duerme, que no nos deja en paz ni a sol ni a sombra. ¿Vivir en el aquí y en el ahora? ¿Qué es eso? Lo nuestro es vivir de prisa, apurados, ¡¡todo rapidito por favor!!, ¡¡no tenemos tiempo que perder!! ¡¡Hay taaaanto por hacer!!

Pero de pronto caemos en cuenta que estamos muertos en vida. La falta de sueño y descanso profundo nos aniquila. Explotamos a la menor provocación, nos quejamos del tráfico, la contaminación, el exceso de gente, el ruido, gritamos por todo, vamos por la vida en piloto automático “modo jetón”. ¿Qué comimos? Quien sabe. ¿Cuántas horas dormimos? Ni idea. ¿Qué vamos a hacer hoy? ¡¿Qué pregunta?! ¡Miiiiiiles de cosas!

 

Al ser estimuladas, las Barras empiezan a descargarse y a eliminar información. “Se trata de formatear nuestro cerebro, como si de un disco duro se tratase”, dice la terapeuta Rosy Mercado.

 

La realidad, querido lector, es que vivir así NO es vida. Nadie –en su sano juicio– puede ni debe sobrevivir más allá de algunos meses con esa calidad de vida. Pero las pastillas no son la mejor opción (aunque el doctor de la farmacia diga que sí porque #fácilyrápido).

¿Qué es lo más recomendable? Una terapia que te ayude a ponerte en paz (literalmente conectar con tu paz interior, no aplacarte e irte a la esquina de los castigados) y que sin efecto secundario alguno contribuya a que expandas tu conciencia a fin de aprender a recibir todo lo que la vida te quiere dar.

Se ha comprobado que durante una sesión de 60 minutos, las ondas del cerebro cambian de beta (estado de vigilia) a theta o delta (estados de relajación profunda).

¡¡No te asustes!! En la Terapia de Barras no tienes ni que hablar. La sesión (de aproximadamente 60-75 minutos de duración) tampoco incluye música, cuarzos, imanes, cuencos, aromas, incienso, masajes ni discursos. Al momento de correrte las barras lo mejor es evitar cualquier estímulo que altere la mente. Si quieres platicar, OK, pero casi te podemos asegurar que caerás en un estado de relajación tan profunda que luego de 30 minutos no sabrás qué fue de la ardilla imparable que habitaba en tu cabeza.

LA HERRAMIENTA ESTRELLA DE ACCESS CONSCIOUSNESS

La terapia de barras es relativamente nueva, la creó Gary M. Douglas en 1995. Consiste en presionar con las yemas de los dedos 32 puntos de la cabeza para iniciar un proceso de limpieza energética. “Estos puntos liberan miles de años de limitación a la vez, lo que nos permite funcionar como el Ser mágico y potente que en realidad somos”, dice la terapeuta Rosy Mercado.

“Los beneficios de las barras son la desprogramación de creencias, puntos de vista y juicios que crean limitaciones en nuestra vida. Es como borrar los archivos de una computadora con el fin de tener más espacio para recibir y crear algo completamente nuevo con facilidad, gozo y gloria”, agrega la también psicóloga y thetahealer.

 

Cada una de las 32 barras contiene información sobre determinadas áreas de la vida: dinero, control, creatividad, poder, sexualidad, cuerpo, alegría, tristeza, etc.

 

De acuerdo con Mercado, quien también da clases de certificación en su consultorio de Polanco, correrse las barras ayuda a mejorar la relación con nuestros cuerpos, el dinero, la familia, la pareja, la sexualidad y la autoestima; además libera el estrés y promueve tanto el descanso profundo como la salud al disminuir dolores crónicos, fobias y alergias. “Hay testimonios de personas que incluso se han curado de cáncer”, comparte Rosy.

“El objetivo es empezar a funcionar desde el Recibir y el Ser, dejando atrás el Drama y el Karma. Es una técnica muy poco invasiva, pues sólo se comprimen los puntos energéticos con una presión media”, explica la terapeuta, quien asegura que los beneficios –físicos y emocionales– se notan desde la primera sesión, la cual tiene un costo de $1,000 pesos.

“Lo peor que te puede pasar es que te relajes y duermas como bebé; lo mejor es que cambie tu vida para siempre”.- Rosy Mercado

La terapia de barras es apta para todos: embarazadas, adultos, jóvenes, niños y bebés por igual. No hay contraindicación. El momento ideal para agendar una cita será después de algún shock, trauma o suceso energético poderoso (desde un aborto, un despido o un asalto hasta ataques de ansiedad o insomnio), aunque en realidad nos las podríamos correr todos los días por el simple hecho de querer vivir mejor, con más conciencia y serenidad. Después de todo, ¿a quién le caería mal un mucho de paz, gozo y plenitud en su vida?

 

Dale una oportunidad a las barras y descansa tan rico como este gatito.

 

¿SABÍAS QUE…?

Las barras te pueden ayudar a reducir o eliminar:
· Fobias
· Depresión
· Dolor físico
· Insomnio
· Estrés
· Ansiedad
· Tristeza
· Ruido mental
· Déficit de atención
· Hiperactividad

Y a aumentar o mejorar:
· Energía
· Autoestima
· Economía
· Creatividad
· Confianza
· Seguridad
· Tranquilidad
· Paz mental
· Concentración
· Soltura
· Vida sexual