Search for content, post, videos

Dior y sus nuevas propuestas de moda para este 2018



El Atelier de Dior es un lugar en donde no existen los límites al momento de diseñar y experimentar con las técnicas, materiales y formas.

De hecho la inspiración para la colección de alta costura de primavera y verano de este 2018, consistió en sumergirse en el corazón del movimiento surrealista, el cual hizo posible abrir el panorama de la imaginación, dando pie a una ilusión óptica de otro mundo.

Maria Grazia Chiuri, directora artística de las colecciones femeninas de Dior, comentó que gracias al surrealismo logró la creación de una colección en la cual los protagonistas fueran el color blanco y el negro, dando así un aspecto de sorpresa e ilusión sumamente elegante.

Si damos unos pasos atrás en la historia, podemos ver que la alta costura siempre ha estado íntimamente ligada a la historia del arte moderno. Quien se dedica a la moda es un artista en sí mismo y la palabra “atelier” designa igualmente el estudio de un artista o el de un diseñadora pero el verdadero “estudio” de cualquier artista es su espíritu.

En esta colección, una de las inspiraciones más grandes fue la artista Leonor Fini que le aporta una actitud estricta y radical a esta colección. Habrá que recordar que Fini, celebró su primera exposición en la galería de Christian Dior y desde ese momento, cada vez que hacía una de sus apariciones vestía de Dior.

Fue una mujer revolucionaria, quien siempre se rigió por el hecho de permanecer independiente y reinventarse a sí misma como una representación de todas las realidades posibles. Estableció su propio escenario, influyente, severa y elegante, por la constante interacción del arte y la vida, y la mezcla de lo natural y lo artificial.

Estas maravillas de la alta costura surgieron en una dimensión suspendida entre el sueño y la realidad.

Esa misma filosofía se aplica a la ropa de día para la cual Christian Dior tenía tal habilidad, y notablemente a las formas reinterpretadas usando telas tradicionales para hombres.

En esta colección Maria Grazia recurre a éstos ejemplares como inspiración de una serie de trajes que recalibran las curvas de Dior a los gustos actuales, combinados con faldas de múltiples contrastes.

Siempre fieles a la tradición surrealista de las formas deconstruidas, los accesorios hacen sentir su presencia de forma caprichosa: una media de rejilla cubre una sandalia, mientras que los guantes se sujetan con un tobillo.

Una de las mejores pruebas memorables estuvo presente en El Musée des Arts Décoratifs en Paris, celebrando el aniversario 70  de la creación de la casa Christian Dior. Esta exposición, rica y densa en su contenido, invita a los visitantes a descubrir el mundo de su fundador y diseñadores de renombre que le sucedieron: Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferre, John Galliano, Raf Simons y Maria Grazia Chiuri recientemente.

Cada uno de los rincones de la exposición están llenos de emociones, historias, afinidades, inspiraciones y creaciones, que  unen esta selección de más de 300 vestidos de alta costura diseñados desde 1947 hasta la actualidad.

Junto a ellos por primera vez la forma más amplia en la que podemos conocer la casa Dior, con pinturas presentadas  de los talleres y las infinidad de fotografías de moda, así como varios cientos de documentos (ilustraciones, dibujos, fotografías documentales, cartas y manuscritos, materiales de marketing, entre otras cosas) y objetos de moda (sombreros, joyas, bolsos, zapatos, botellas de perfumes, etc).

Y si Christian Dior también fue un hombre de arte y un amante de los museos, más de 70 años de creación también dialogan con pinturas, muebles y objetos de arte. Estas obras subrayan y prolongan la apariencia de Christian Dior explorando los vínculos que ha tejido entre la alta costura y todas las formas de arte, definiendo la impronta de la casa.

La exposición comienza con la historia de la vida de Christian Dior: su infancia en Granville, los locos años veinte cuando descubrió el mundo del arte vanguardista y los placeres del entretenimiento parisino, su formación como ilustrador de moda y su entrada en el mundo de la alta costura.

Antes de dedicarse a la moda, Christian Dior dirigió una galería de arte desde 1928 hasta 1934 en asociación con sus amigos, primero Jacques Bonjean y luego Pierre Colle.

Esta parte de su vida se ilustra con una serie de pinturas, esculturas y documentos que representan un enfoque ecléctico de la curaduría, la generación anterior de artistas establecidos se codea con artistas jóvenes que fueron compañeros de Dior.

Estos prometedores talentos incluyen a Giacometti, Dalí, Calder, Leonor Fini, Max Jacob, Jean Cocteau y Christian Bérard.

Christian Dior era un amante de las antigüedades y los objetos de arte, un coleccionista de Art Nouveau, un decorador cautivado por el siglo 18 y un entusiasta del jardín. Se inspiró en todas estas fuentes para embellecer sus residencias privadas y definir la estética de su casa y diseños de alta costura.

La exposición nos muestra que sus vestidos estaban llenos de referencias a la pintura y la escultura, así como a todo lo que compone el arte de vivir: fondos de pantalla, telas, porcelana…

Es esta forma de ser visto, se expresa el misterio, así como el poder espiritual de las mujeres de hoy.