Search for content, post, videos

¿Por qué el otoño es el mejor momento para las parrilladas?



El otoño es vertiginoso, hay sol (pero sin morir de calor) y cielos azules, lo que significa el mejor momento para poder encender la parrilla y convivir con los amigos.

La gloria de las parrilladas en otoño se extiende más allá de lugares famosos por sus carnes asadas como Texas o Argentina, ya que los sabores del humo y el carbón se prestan a los ingredientes y a los platos del otoño, independientemente de donde vivan, y la falta de un sol dominante hace que pararse junto a una pila de carbones calientes sea mucho más agradable.

Existen ciertas cosas a considerar para aprovechar al máximo la parrilla en el otoño, ya sea que estén en una gran fiesta o simplemente, disfrutando de su propio jardín un domingo con amigos.

Salchichas

Si las hamburguesas y los hot dogs son los platos a la parrilla del verano, la parrilla de otoño pertenece a las salchichas. Hay algo muy otoñal en las salchichas: pueden servirlas con manzanas cortadas y cocidas a la parrilla para darles un twist y crear una deliciosa combinación de lo dulce y salado o pueden servirlas con una buena mostaza.

Cocinen a fuego lento las salchichas hasta que estén bien cocidas, luego solo usen la parrilla para ponerles marcas de carbón.

Chuletas De Cerdo

Más baratas que la carne, las chuletas de cerdo son más tolerantes que sus equivalentes carnosos, y juegan bien con toneladas de sabores de otoño. Ahí está la clásica chuleta de cerdo con manzanas y cebollas; o aquellas que se frotaron con romero y polvo de chipotle, o con jengibre y 5 especias y toneladas de pimienta negra con puré de papa.

Asar a la parrilla una chuleta siempre dependerá del grosor, por supuesto, pero denles unos minutos por lado. Las chuletas de cerdo se sentirán más apretadas al tacto que el bistec cuando alcancen un medio rosado.

Verdes a la parrilla

El hombre no puede vivir solo de la carne, así que hagan a sus arterias felices y coman algunas verduras. Un montón de verduras verdes juegan muy bien en la parrilla.

Pueden cortar la lechuga romana a lo largo en cuartos, poner un poco de aceite y darle un toque rápido de la parrilla; después de eso pueden rociarlas con el aderezo César y tienen una moderna ensalada de restaurante. Pueden agregar espárragos, pimientos, cebollas, nopales, girando cada pocos minutos más o menos.

Tomarán más tiempo, aproximadamente media hora, pero van muy bien con las chuletas de cerdo arriba.

Vegetales asados

Agréguenlos directamente sobre las brasas. Bueno, no directamente sobre las brasas: una envoltura rápida en papel de aluminio evitará que se pongan demasiado quemadas (no olviden de poner un chorrito de aceite de oliva y algo de sal y pimienta antes de cerrarlas). De lo contrario, el cielo es el límite: papas, claro, también camote, calabaza, zanahorias y betabel.

Una vez que las brasas estén listas, coloque las verduras envueltas en papel de aluminio en las brasas, pero un poco hacia un lado, no en el centro caliente de la parrilla. Déjenlas ahí por un tiempo, dependiendo del tamaño: la calabaza grande puede tomar más de una hora.