Search for content, post, videos

Por qué deberías apuntarte a un gimnasio en febrero y no en enero



Estamos en la segunda semana de enero y seguro que ya estás sudando para cumplir los propósitos que te pusiste en Año nuevo.

 Apuntarte al gimnasio, después de las comidas  y de las largas noches de fiesta, sentirás que tu cuerpo necesita limpiarse y ponerse en forma. Por eso enero es el mes en el que más personas se apuntan al gimnasio en todo el año.

 Es mejor idea esperar tres semanas más y empezar a pagar la matrícula en febrero. Sobre todo, si tu objetivo es perder peso.

Si quieres perder peso, primero controla lo que comes

Lo más recomendable es controlar lo que comes primero, estabilizarte y una vez conseguido el objetivo, apuntarte al gimnasio.

Ese es el aprendizaje que podemos sacar de un meta-estudiompublicado en The Lancet en el que analizan y comparan otros 20 grandes estudios sobre diferentes estrategias de perder peso. Y la conclusión es clara: la forma más efectiva y duradera es la restricción calórica. Otros de los métodos comparados fueron el uso de suplementos dietéticos, el consumo de medicamentos específicos, las dietas ricas en proteínas y, por supuesto, hacer ejercicio.

En el metaestudio se destaca que la restricción calórica es el método más efectivo porque quemar calorías en un gimnasio no es tan fácil como parece. Por ejemplo, una clase de spinning (ciclismo en sala) de 45 minutos equivale a perder unas 350 o 400 calorías.

Abandona el azúcar, bebe más agua y cuidado con el alcohol

Sin embargo, ‘perder’ ese mismo número de calorías con una dieta saludable es mucho más sencillo. Por ejemplo, prueba a dejar de beber refrescos azucarados. O de echarte azúcar en el café. O elimina el alcohol (o solo bebe los sábados, y siempre vino o cerveza). Si bebes más agua, también lograrás un estupendo avance.