Search for content, post, videos

Los aciertos en el street style en Seul

¿Por que los coreanos son bastante importantes y están en boca de todos?

Su economía es grande, su industria de la moda masculina está en auge, los edificios son altos, incluso ellos son altos. El ojo omnipresente de la moda se centra actualmente en la floreciente industria de la moda de la capital coreana, donde  el Seul Fashion Week está facilitando no solo una nueva generación de diseñadores, sino una fascinante escena masculina que representa la moda de la ciudad mejor que cualquier diseñador.

Internacionalmente, grandes marcas como Wooyoungmi y Juun.J ondean la bandera de la moda masculina coreana, mientras que en Seúl, los recién llegados como Blindness, R.shemiste y Supercomma B, están forjando un futuro brillante para la exportación de moda de la ciudad.

Pero es fuera de los shows, en los espacios de Zaha Hadid como Dongdaemun Design Plaza en marzo y octubre, que el movimiento de ropa masculina de Seúl muestra su lado más fascinante. En éstos espacios los jóvenes de Seúl merodean en el look coreano, conocido como el uniforme underground de Berlín del Lejano Oriente: abrigos negros largos, vaqueros negros deshilachados y boinas negras.

Los modelos, por supuesto, son una exportación coreana principal: chicos como Jin Park, Born Li, Do Byung Wook y Leo Lim prácticamente invadieron los shows de AW16 en Milán y París en enero, demostrando el magnetismo actual de la masculinidad coreana para Occidente.

En un momento de androginia y neutralidad de género, encarnado por las colecciones de Alessandro Michele para Gucci durante el año pasado, la apariencia y actitud de la juventud masculina de Seúl tiene mucho sentido. Si bien la homosexualidad es legal en Corea, sigue siendo un tabú, creando paradójicamente una escena juvenil de libre expresión en la que cierto aspecto no necesariamente se asocia con una determinada sexualidad.

En Corea, el término “kkonminam”, “muchachos de las flores”, se ha utilizado durante mucho tiempo para describir la apariencia masculina quizás más conocida del K-Pop, donde los jóvenes de aspecto elfin se transforman en rosas afeminadas de porcelana; sin connotación sexual, ten en cuenta.

Para la industria de la moda de Seúl y sus chicos del cartel, la nueva revolución de la moda masculina es una realidad.