Search for content, post, videos

Conoce la colección Aquaracer de TAG Heuer



Pocos son los que se resisten a la tranquilidad del mar, el tema ha sido fuente inspiradora de grandes obras literarias. Sin embargo, ahí en donde reina la paz también es el lugar perfecto para vivir la adrenalina al máximo con deportes extremos, si, esos que pueden vivir bajo el lema de la casa relojera suiza TAG Heuer, «don’t crack under pressure».

¿Qué necesitas para zambullirte en el océano? Un equipo, un traje especial, sí, todo eso está perfecto, pero lo indispensable es un reloj que te proporcione la seguridad y medición fiable de los minutos y segundos, mismo que podrían la diferencia entre la vida y la muerte.

En el mercado podríamos encontrar una larga lista, sin embargo, una de las colecciones que encabeza este segmento es sin duda, la Aquaracer. Su historia avala la lógica y estrecha relación de la marca con el submarinismo. Empecemos por contar un poco del origen, TAG Heuer registró la primera caja hermética en 1892, impensable en este momento si hacemos una retrospección en los relojes de buceo. Obviamente este hallazgo permite crear en 1949 el modelo Solunar, este reloj fue el primero con indicadores de marea abriendo con esto un inmenso abanico de posibilidades para continuar innovando y lanzar en 1983 los relojes Serie 2000, los cuales contaban con las características claves para el buceo.

Es hace 13 años que TAG Heuer decide renombrar la colección y es la que hoy conocemos como Aquaracer. Su evolución está por demás mencionar que ha sido coherente con la esencia de la marca, búsqueda constante de innovación, nuevos materiales, atenta a las necesidades del mercado y un rendimiento absoluto.

Una de las virtudes de esta línea es que no fue concebida solo para ser un reloj de buceo o relacionado con el mundo marino, es, un gigante que soporta las condiciones más extremas. Tendrías que estar dentro de la manufactura para constatar la responsabilidad y compromiso con la calidad que se manejan en las líneas de producción de la casa relojera suiza.

Los motores de la colección son valores como la excelencia, la precisión, el rendimiento y por supuesto, la innovación. Los latidos del corazón de este modelo son el fruto de desarrollo e investigación que mantiene la firma a favor del usuario.

EVOLUCIÓN DEL AQUARACER 

Los modelos pasados se presentaban con un diámetro de caja de 41 milímetros, y una estanqueidad de 300 metros. El bisel giratorio unidireccional de acero pulido y satinado con cristal de zafiro resistente a los arañazos con tratamiento antirreflectante y fondo de caja a rosca con escandrafa grabada.

Cuenta con tres contadores: contador de horas a las 6h, contador de minutos a las 12h y segundero continuo a las 9h, las agujas de minutos y horas facetadas y pulidas con marcadores luminiscentes hacen de este cronógrafo el mejor aliado de última tecnología resistente a la presión capaz de protegerlo en las condiciones marítimas más extremas, cronometrar su zambullida en aguas profundas con una precisión de una centésima de segundo.

El año pasado, la dimensión de la caja creció dos milímetros, más robusto con 43mm. El bisel de cerámica se ha remodelado para conferirle un aspecto con más clase con los números grabados y lacados en plata. También encontramos la lupa en la ventanilla de fecha. Es animado por el movimiento mecánico automático Calibre 5, preciso, fiable y sobradamente probado.

Para este año, nos presentaron un reloj con las mismas características, excepto por pequeños cambios como la sustitución del bisel de cerámica por bisel de aluminio y un remplazo del movimiento automático por uno de cuarzo, esto nos lleva a pensar que la estrategia es cubrir la demanda del mercado lanzando un modelo con el mismo ADN original a un precio mucho más accesible. El Aquaracer ofrece de nuevo una de las mejores relaciones de calidad-precio del mercado.

El éxito no es una casualidad, es la resultante de esfuerzos. Cada reloj que sale de TAG Heuer es sometido a diferentes y rigurosas pruebas, el Aquaracer por ejemplo, se somete a 160 pruebas de resistencia al agua, entre ellas las de la olla de presión, la inmersión, el calor intenso y la niebla salina. Sin duda alguna los relojes Aquaracer de TAG Heuer son la combinación perfecta entre un estilo deportivo y la elegancia