Search for content, post, videos

Asfalto y tiempo, con TAG Heuer



¿Amas los autos y los relojes? Entonces está de sobra decirte la importancia que tiene La Panamericana para México y para la marca de relojes de origen suizo TAG Heuer. Desde 1950 se han corrido muchos kilómetros durante ocho días para demostrar lo que es cruzar la carrera más peligrosa (no lo digo yo, sino los expertos), con limitaciones si hablamos de normas de seguridad, uno que otro animal y… muchísima adrenalina.

Una de las piezas claves para fortalecer la imagen de esta carrera fue Juan Manuel Fangio y fabricantes importantes como Porsche o Ferrari. Pese a eso la carrera se interrumpió durante 33 años t regresó en 1988 con todo. Pero en 2015 las cosas han cambiado demasiado, mucho entusiasmo, más de 100 coches partieron Tuxtla Gutiérrez, y por supuesto, como cronometrador oficial de la carrera, TAG Heuer. Del 16 al 22 de este mes ardió el asfalto.

El reloj Carrera nace de aquí, cuando en 1963, cuando el Sr. Jack Heuer diseñó el reloj Carrera, pensó en los pilotos y les dedicó este cronógrafo revolucionario, robusto, con una excelente legibilidad gracias a su carátula de gran tamaño, el realce y unos contadores depurados. Un símbolo y distintivo de la marca de todos los tiempos.

Con motivo del acontecimiento, TAG Heuer presenta:

El reloj de la serie especial Carrera Panamericana en honor a la carrera, en cuyo fondo se ha impreso el sello exclusivo Panamericana, es un cronógrafo de cuarzo con fecha fabricado en acero (43 mm de diámetro). Con un diseño deportivo, una carátula negra, tres contadores y un bisel de aluminio que incorpora un taquímetro y un cristal de zafiro, este reloj es impermeable a 100 m.

El cronógrafo Pocket Pro-R HL400-R, destinado a los organizadores de acontecimientos deportivos. Con tres nuevas funciones especiales para las pruebas de rally, es posible secuenciar la salida con cuenta atrás para el comisario de salida, controlar un horario con salida definida y medir una etapa. Además, este cronómetro de bolsillo con una precisión de una centésima de segundo ofrece los modos estándar de cronometraje, es decir, cálculo de los tiempos parciales/de vuelta, cuenta atrás y memorización de las horas del día sincronizadas.