Search for content, post, videos

Ulysse Nardin, Manufactura de Libertad



Una visión hipnotizante sobre el reloj Executive Tourbillon “Free Wheel”  de Ulysse Nardin, es que de verdad puede pasar mucho tiempo antes de que pierdas el interés en los detalles, es, por sobretodo, una manifestación de libertad creativa y seducción por la mecánica.

En repetidas ocasiones me han preguntado acerca del alto precio de los relojes, la respuesta puede ser corta y larga, aquí te dejo algo que puede resumir el tema. Los factores pueden ser muchos (incluso campañas de mercadotecnia que inflan el precio real de un reloj), pero algo que entenderás es que los relojes manufactura pueden permanecer horas en las manos de un relojero, la elaboración es detallada y exhaustiva. Cuando te hablo de manufactura me refiero a la hechura a mano. Imagina que un relojero puede tardar hasta mil horas en lograr una diferencia real entre un reloj y otro, está alejado de una producción masiva. Recuerda que cuando hablamos de Alta Relojería nos referimos a piezas que han sido hechas a mano por relojeros maestros y que seguramente ofrecen algo más que las funciones básicas como las horas, minutos y segundos. Éste no es el único factor que lo hace más caro o más barato.

Además, el precio lo puede determinar la marca y la tecnología usada para concebirlo. Las horas empleadas, las complicaciones, los materiales o las piedras que se utilicen.

Dicho esto, regresemos al reloj Executive Tourbillon “Free Wheel”. Pertenece a una casa relojera que siempre se ha distinguido por la vanguardia en materiales y construcción mecánica, el Freak por ejemplo, es una muestra de dominio absoluto.

El tiempo levita 

Los códigos de la relojería tradicional se ajustan a nuestro tiempo. Un reloj con una construcción impecable y futurista. Su movimiento que parece desafiar las leyes de la gravedad y su cristal-box abombado en zafiro innovador consigue una vista y un sentir de relojería moderna con savoir-faire y tecnología.

El modelo en oro rosa 18 quilates está disponible con una carátula en piedra negra, escupida en una placa de pizarra. El modelo en oro blanco 18 quilates se presenta bajo una elegante estructura alveolar negra.

El reloj desvela unas características muy curiosas: los puentes del movimiento tourbillon de su esfera e indicador de reserva de marcha de 7 días –situado a las 4h– dibujan la forma de un boomerang flotando en el aire, igual que sus elementos “en ingravidez”, las agujas de horas y minutos, y los engranajes.

La complejidad y acabado de la estructura del cristal de zafiro también es una proeza, sobre todo el pulido de los ángulos, han sido extremadamente difícil de realizar. El fondo de la caja, también en zafiro, no desvela nada, puesto que todos los componentes importantes del reloj se ven sobre la carátula.

Late gracias al movimiento mecánico UN-176 ha sido completamente realizado y desarrollado in-house en la Chaux-de-Fonds. El tourbillon volante es el Ulysse Anchor Escapement que sustituye al tradicional escape de ancora suizo y privilegia el silicio de baja fricción firmado por Ulysse Nardin, por oposición a los rubíes sintéticos o metálicos.

Las dos versiones están disponibles con una correa en aligátor mate, con tacto suave y liso.

    

“Honor, coraje, compromiso”

Ahora pasamos a la Edición Limitada Executive Skeleton Tourbillon “Stars & Stripes”. “Honor, coraje, compromiso”, como dicen en la Marina de los Estados Unidos. Ulysse Nardin celebra más de un siglo de dedicación a la precisión y los valores náuticos compartidos con la Marina de los Estados Unidos con el lanzamiento de una edición especial. Creada en homenaje a la bandera estadounidense con sus 13 franjas blancas y rojas y 50 estrellas blancas sobre un fondo azul profundo, cada pieza en esta línea limitada de 50 piezas, una para cada estado de la Unión, es tan única como su portadora.

La Marina de los Estados Unidos, conocida por lemas como “No pereceremos”, equipa a sus navegantes con los instrumentos más precisos que el hombre conoce. Al elegir a su proveedor náutico en 1902, no buscó más que a Ulysse Nardin por su excelente precisión y su artesanía tradicional. Ganador varias veces de la competencia del Observatorio Naval de Washington para equipar sus barcos torpederos, los instrumentos de Ulysse Nardin han sido una parte esencial de los barcos navales de los Estados Unidos durante más de cien años.

Su movimiento esqueletado revela el trabajo de Alta Relojería, animado por un movimiento que  ha sido despojado de todos los elementos innecesarios, cada pieza en ángulo y pulida a la perfección. Los números romanos agregan un toque de elegancia y la caja de titanio garantiza la durabilidad. El modelo fabricado UN-171, con una reserva de energía tremenda y sin igual de 170 horas (casi siete días), también es un objeto de belleza rematado con un bisel de cerámica azul, una corona azul y una correa de cuero con efecto carbono azul. Pintadas con una técnica de micro pintura que requiere un pincel del ancho de una sola pestaña, las estrellas adornan la parte superior y las rayas adornan la tapa del cilindro. En su centro se encuentra el rectángulo ejecutivo distintivo y cada obra es única.