Search for content, post, videos

Un reloj más que memorable



Un reloj mecánico clásico es una inversión. Y al igual que los zapatos y los bolsos de las mujeres, son objetos preciados, por los cuales están dispuestos a gastar varios miles de pesos sin importar el qué dirán.

Pero un reloj va más allá de eso.

Un reloj apropiado también es un tesoro, cuando se convierten en un hombre, guardan cosas infantiles como el Reloj de Spider-Man y la calculadora Casio, a favor de tener un ligero recuerdo de sus primeros objetos preciados durante su niñez.

Por esa razón, un reloj es algo que los padres a menudo les pasan a sus hijos cuando este último cumple 18 o en algunos casos, cuando muere el padre, o simplemente quieren una excusa para comprar un reloj nuevo, incluso uno más costoso.

Si están invirtiendo con el objetivo de tener un legado, entonces querrán evitar a toda costa cualquier cosa que este de moda. Piensen en algo “clásico” en algo  “icónico”. Pero no piense en intemporal, porque les daremos una cachetada por utilizar el cliché más antiguo del libro que describe el reloj.

A diferencia de muchos otros relojes, estas piezas para adultos están garantizadas para seguir siendo elegantes cuando su hijo esté legalmente autorizado para comprarles una bebida.

Audemars Piguet Royal Oak

La leyenda del horóscopo dice que el estimado diseñador de relojes Gérald Genta soñó el Royal Oak durante la noche después de que Audemars Piguet le pidiera que diseñara un reloj deportivo de lujo en acero inoxidable.

Junto con Patek’s Nautilus y el Ingeniero de IWC, el Royal Oak es uno de los trípticos deportivos de Genta de las obras maestras de los años 70. Pero a diferencia de la ropa de esa década, a pesar de la manía actual de la industria de la moda, es igual de práctica hoy en día., si tomamos en cuenta que el lujo deportivo está más en juego que nunca. Y probablemente todavía será bueno para llevar en otros 40 años.

El Royal Oak, con su robusto bisel octogonal, fue un baluarte para la industria de la relojería mecánica contra el ataque del cuarzo. Seis veces más caro que un Rolex Submariner en el lanzamiento, ayudó a reforzar la idea de que los relojes exquisitamente hechos valían más que su uso esencial.

Cartier Tank

Como su apodo lo dice, pero su elegancia no lo es, el tanque se inspiró en las armas del campo de batalla de la Primera Guerra Mundial que en ese momento (1917) se consideraban tan revolucionarias como la forma cuadrada del reloj homónimo.

Cartier Tank ha evolucionado en varias versiones a lo largo de los tiempos, pero el original sigue siendo el mejor: no demasiado grande, ni excesivamente abarrotado, una representación perfecta del período Art Deco que lo engendró.Si las asociaciones con los tanques de la Primera Guerra Mundial son de verdadera importancia para el diseño es algo discutible, durante casi 100 años ha sido el reloj cuadrado perfecto.

Su atractivo, duradero y su diseño clásico, hacen del Tank un reloj de vestir a prueba de balas, especialmente para trajes de noche, y por lo tanto, un hand-me-down difícil de superar. Es una opción eternamente buena para combinarlo con una corbata negra y a diferencia de otros relojes, no se verá horriblemente anticuado en un par de años.

Rolex Datejust

El Datejust es más elegante que un Submariner o Daytona, por no hablar de un precio más inteligente. El primer Rolex de muchas personas, es un gran reloj para todo uso y desgaste en cualquier lugar.

El primer Datejust se lanzó en 1945 para conmemorar el 40 aniversario de la corporación. Es difícil creer que ninguna otra marca haya creado una fecha de cambio automático antes de Rolex, eso hace que Datejust sea un icono no solo del estilo Rolex, sino también de la leyenda relojera.

Hoy, Datejust está disponible en un aspecto vintage de 36 mm y más moderno de 41 mm, llamado Datejust II. El valor de la marca de Rolex significa que definitivamente va a retener valor y probablemente suba con el paso del tiempo.

Patek Philippe Calatrava

En realidad nunca tienen un nuevo Patek Philippe, simplemente cuidan de él para la próxima generación y así sucesivamente.

La icónica campaña publicitaria de Patek se ha estado llevando a cabo desde 1996; su modelo distintivo de Calatrava, desde 1932. Es un reloj bastante elegante sin ser llamativo, el Calatrava encarna todo lo bueno de la relojería. Ese estilo también proviene de lo que muchos consideran el mejor relojero del mundo, por lo que el patrimonio y la calidad de éste son insuperables.

El Calatrava es para muchos coleccionistas la esencia destilada de un reloj: todo lo que necesitan, nada que no necesiten. Su diseño es maravillosamente simple; su movimiento es uno de los más precisos. Consideren además la artesanía incomparable de Patek y su prestigio, y el hecho de que es una pieza que nunca envejecerá.

Si de verdad desean adquirir un reloj el cuál les asegure que pasará con elegancia de generación en generación, éste es su mejor opción. De vez en cuando vale la pena hacer un pequeño, pequeñísimo esfuerzo en cuanto al precio para obtener el mejor reloj que perdure en su familia por años.