Search for content, post, videos

El Whisky Japonés llega a revolucionar los cócteles

A medida que los cócteles continúan siendo más complicados y requieren ingredientes que sólo encontrarás en tiendas de comestibles especiales, es hora de reconsiderar un clásico fácil: el whisky japonés highball.

Es relativamente bajo en alcohol, generalmente está hecho con una proporción 1 a 3 de whisky  y refresco, por lo que es una bebida sumamente refrescante y simple, y debe ser una parte de su repertorio de cocteles en casa. Y una de las mejores elecciones que puede haber es el whisky japonés highball.

¿Qué es el highball Japonés?

Los Highballs eran extremadamente populares en Japón en los años 50’s como una bebida para acompañar con la comida. El highball cayó en desgracia por algunas décadas, pero como el whisky japonés ha aumentado en popularidad, la bebida está volviendo a estar de moda. En Tokio,  pueden encontrar highballs en lata y también en los mejores bares de la ciudad, hechos por expertos mixólogos.

Un highball se puede hacer con cualquier whisky, pero las mezclas japonesas como las que vienen de Suntory, así como la Tradición Iwai o una de las mezclas de Nikka, funcionan muy bien.

Según Gardner Dunn, embajador de Beam Suntory Japanese Whisky, mezclar un highball requiere un poco más que el promedio de whisky y soda. La técnica y la calidad de los ingredientes hacen que los japoneses se distancien. Utilicen agua mineral con un nivel de carbonación más alto que el del refresco promedio y hielo para hacer la bebida más refrescante en el perfil de sabor. También se sirve en un vaso alto en lugar de un vaso de whisky.

º1Mientras  que pueden disfrutar de un whisky highballs en ciudades como Nueva York, San Francisco y Chicago, la simplicidad de los ingredientes hace que esta sea una bebida que pueden elaborar fácilmente en casa.

Esto es lo que van a necesitar:

Llenar un vaso hasta el borde con hielo.
Añadir una medida de whisky japonés (que debe ser enfriado antes de tiempo).
Revuelvan para enfriar el whisky en el vaso.
Vacien la primera ronda de hielo y añadan hielo fresco hasta el borde del vidrio.
Verter tres medidas de agua mineral a lo largo del lado del vidrio para evitar la fusión del hielo o que estallen las burbujas.
Añadan un toque de limón o toronja para adornar.